... Y dos mundos se encontraron